esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Martes 03 de Diciembre de 2019 a las 07:00

La URJC llama a reflexionar sobre la crisis migratoria a través del arte

La muestra ‘Refugio, la humanidad en tránsito’, en la que han participado estudiantes del Grado de Bellas Artes, docentes de la universidad y escolares de Vallecas, ha finalizado este pasado domingo 1 de diciembre. Además, alumnado y profesores del grado han podido proyectar sus trabajos sobre los exilios, en la fachada del Museo Reina Sofía.

Redacción/Raúl García Hémonnet

Más de 70 estudiantes de Bellas Artes, 750 escolares de los colegios Centro Cultural Palomeras Bajas, Amós Acero, García Morente, Palomeras Bajas y del IES Palomeras y 10 docentes de la Universidad Rey Juan Carlos han participado en una expresión artística colectiva que, bajo el título Refugio, la humanidad en tránsito, se ha podido visitar en el Museo del Ferrocarril hasta el pasado domingo, 1 de diciembre.

El visitante de esta exposición, se ha encontrado con siete instalaciones, tituladas: ‘Espejo de la vergüenza’, un gran manto construido a partir de mantas térmicas, que refleja una realidad que no queremos ver; ‘Pertenencias’, instalación formada por hatillos que remiten a la urgencia y premura con la que los exiliados han de abandonar su origen; ‘Escapada’, que recoge el simbolismo  de los zapatos atornillados que usan los inmigrantes para poder saltar las vallas fronterizas; ‘Travesía’, formada por cientos de barcos de papel, realizados por los alumnos de los colegios, en los que han escrito historias basadas en sus propias experiencias familiares en torno a la emigración; ‘Refugio’, instalación que da nombre a la exposición, en la que produce un inquietante juego de sombras proyectadas y maletas; Ciudad soñada, pieza creada con el trabajo de los alumnos de los colegios; y ‘La maleta de Gerda Taro’, una obra creada por un grupo de 20 mujeres a partir de fotografías, unidas por una gran costura.

El trabajo de los jóvenes ha sido canalizado por los profesores, Miguel Sánchez- Moñita y Tomás Zarza Núñez, comisarios de la exposición y directores del festival. En el ámbito escultórico, han intervenido las profesoras Ana E. Balboa González, Emma García-Castellano García y Marta Linaza Iglesias. Asimismo, las profesoras, Gema Pastor y Diana Fernández, han trabajo una reflexión sobre los exilios desde el punto de vista del género, con un colectivo de mujeres del Espacio Mujer Madrid (EMMA).

El resultado de esta original exposición es fruto de la colaboración de la Fundación de los Ferrocarriles, que ha cedido el uso del espacio de la nave de Fomento del Museo del Ferrocarril para el desarrollo de esta actividad, promovida por la Fundación Anastasio de Gracia en colaboración con la URJC.

La realidad del exilio, en los muros del Reina Sofía

A mediados de noviembre, en el patio del Edificio Nouvel, del Museo Reina Sofía, tuvo lugar la proyección visual titulada ‘Periferias latentes’, dentro del programa del Festival ‘Robert Capa estuvo aquí’. Un festival que surge de Peironcely 10, el emblemático edifico inmortalizado por Robert Capa en 1936, y que este año expande su actuación por toda la ciudad de Madrid y que cuenta con los profesores del grado en Bellas Artes de la URJC Miguel S. Moñita y Tomás Zarza como directores artísticos junto a Uría Fernández de la Fundación Anastasio de Gracia.

ReinaSofia

 El espectáculo, de una hora de duración, contó con la obra ‘Vuelta a la tierra’ de Laura Fernández, Esther Guardamino y Andrés Pérez que cursan sus estudios en el Grado en Bellas Artes. También se proyectó la pieza “Mareas y destierros” del colectivo RAMV compuesto por Vicente Alemany, Raquel Sardá, Miguel Sánchez y Antonio Vigo, profesores de la URJC. La proyección contó con la música en directo de los artistas Odín Kaban y Trinidad Jiménez.

Según explican los comisarios del proyecto, Tomás Zarza y Miguel S. Moñita, ‘Periferias latentes’ es “una reflexión audiovisual que interpela al público desde el presente de Peironcely 10, como espejo de los múltiples éxodos que convulsionan la sociedad actual. Las ciudades han crecido sin mirar atrás, en olas de codicia especulativa que expulsan a grandes bolsas de población, marginándolas al subdesarrollo. La maquinaria productiva capitalista genera exiliados económicos que pelean por volver a subirse otra vez a la atracción de feria de la que han sido apeados. Migrantes, que atraídos por las seductoras luces del cibermundo exigen la parte del pastel que les corresponde”.

 

Migraciones1 120x90 Migraciones1 120x90 Migraciones1 120x90