esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Jueves 05 de Septiembre de 2019 a las 07:15

El responsable de Seguridad de la Información de la URJC colabora en el diseño de la Estrategia Nacional de Ciberseguridad

José Antonio Rubio ha participado junto a otros expertos en la materia en la elaboración de este programa con el que se pretende hacer frente a las amenazas cibernéticas a la Seguridad del Estado.

Raúl García Hémonnet

El objetivo principal del plan es la garantía por parte de España del uso seguro y fiable del ciberespacio, protegiendo los derechos y las libertades de los ciudadanos y promoviendo el progreso socioeconómico.

Este objetivo se divide en cinco metas que tienen que ver con la preservación de la seguridad y la resiliencia de redes y sistemas de información públicos y de servicios esenciales, el uso seguro y fiable del ciberespacio frente a su uso ilícito o malicioso, la protección de los ciudadanos y las empresas, el fomento de una cultura y un compromiso con la ciberseguridad y potenciación de las capacidades humanas y tecnológicas y la contribución a la seguridad del ciberespacio en el ámbito internacional.

A todo ello se quiere llegar a través de varias líneas de actuación que van desde la especial protección de las Infraestructuras Críticas al desarrollo de una cultura de ciberseguridad, pasando por el refuerzo de la investigación y persecución de la criminalidad y la potenciación de la industria española de ciberseguridad además de la generación y retención de talento para el fortalecimiento de la soberanía digital y el impulso de la ciberseguridad de ciudadanos y empresas.

Según José Antonio Rubio, doctor ingeniero en Ciberseguridad, “esta Estrategia Nacional de Ciberseguridad da respuesta a algunos de los retos más importantes que debe afrontar España en materia de Seguridad Nacional, donde el elemento ‘ciber’ es cada vez más usado por todo tipo de actores maliciosos. Una vez aprobados los objetivos y líneas de acción en esta materia, es de esperar que el gobierno y las instituciones pongan todo su esfuerzo para hacer de este horizonte una realidad”.

El papel de la Universidad

Rubio añade que la Universidad puede contribuir a la consecución de los objetivos de la Estrategia, “potenciando la generación de talento y de perfiles profesionales, mediante los títulos y asignaturas relacionadas que la Universidad imparte en estas materias. Además, se alude al desarrollo de una cultura de ciberseguridad, donde de nuevo se puede realizar una gran labor al contar con elementos como MOOCs en ciberseguridad, el grado en dicha materia, etc.”.

La Universidad Rey Juan Carlos es pionera en ofrecer un grado en Ingeniería de la Ciberseguridad que este curso recibe a su segunda promoción.