• 1
Miércoles 08 de Febrero de 2023 a las 11:49

Un dios persa en un yacimiento navarro

Un dios persa en un yacimiento navarro Un dios persa en un yacimiento navarro

Durante las excavaciones del yacimiento de Santacara se encontró un grafito en un vaso de cerámica. El vaso, expuesto en el Museo de Navarra, ha sido estudiado por Pablo Ozcáriz Gil, profesor de Historia Antigua en la URJC, y quien lo vincula al dios Mitra, de origen persa

Nuria Ripoll

Fue a finales de 2021, momento en el que el Museo de Navarra estaba ordenando sus vitrinas, cuando el historiador de la antigüedad Pablo Ozcáriz, experto en grafitos del mundo antiguo, acudió a revisar las piezas expuestas para poder estudiarlas posteriormente. Uno de los grafitos que examinó le llamó especialmente la atención, ya que en él se podía leer la inscripción ‘Mitrh-’, que no responde a un nombre cualquiera, sino al de la una deidad concreta.

Procedente del mundo indo-iraní o persa, el culto al dios Mitrha se difundió principalmente a través de las legiones romanas que habían combatido en Asia. Su culto se extendió por todo el Imperio Romano durante los siglos I y II, momento en el que se produjo un ‘boom de religiones orientales’ y en el que destacaron especialmente los cultos a la diosa egipcia Isis, Cibeles o a Mitrha.

En este punto, Ozcáriz plantea que este grafito puede responder a dos teorías; la primera, que esta pieza en la que figura la inscripción ‘Mitrh’ pudiese pertenecerle al dios Mitrha. La segunda teoría, según Ozcáriz, es que puede tratarse de un nombre propio, refiriéndose así de forma indirecta al nombre del dios.

En esta ocasión, el historiador señala que “no sabemos cómo termina el nombre ya que la cerámica se encuentra partida, por lo que no podemos determinar que el nombre se refiera a la deidad”. “Si es un nombre propio es muy interesante, pues según los filólogos, Mitrhes o Mitrheti son nombres propios de personas con origen iranio, por lo que a lo mejor esta persona es probable que pudiese provenir de Persia, ya que se solía utilizar en otros sitios para nombrar a esclavos y libertos con ese origen. Eso es lo más probable, pero también se lo pudieron poner por otro motivo que se nos escapa” señala Ozcáriz. “Es la primera vez que aparece un nombre así en la Península Ibérica, sería probablemente un esclavo o liberto originario de la zona oriental del Imperio” señala Ozcáriz.

Según Ozcáriz, era muy común que en la cerámica de uso doméstico figurasen nombres propios. “Aunque no tenemos testimonios arqueológicos o epigráficos, no es descartable que el culto a Mitra llegase a este territorio de forma puntual”. Según señala, en la Península Ibérica existen testimonios de este culto en dos zonas: la costa mediterránea y el noroeste peninsular “probablemente fuese difundido por funcionarios romanos que venían de fuera para ejercer cargos administrativos”. “El culto a Mitra también era muy popular entre los soldados romanos, por eso aparecen testimonios en el noroeste, donde hubo unidades militares como la Legio VII Gemina” termina diciendo.

Foto bol de cerámica: Museo de Navarra, Pamplona.
 

 

Foto referencia5191111