esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Lunes 10 de Enero de 2022 a las 07:30

La “visión intermedia” es la más usada por los mayores de 60 años

Según una encuesta realizada por la Cátedra en Generación de Valor y Salud Visual de la Universidad Rey Juan Carlos, está visión es la más funcional para que nuestros mayores no sean dependientes. 

 Alberto Gómez 

Cuando hablamos de nuestro nivel de visión, nos referimos de manera básica a cómo vemos de lejos o de cerca. Sin embargo, los expertos dan mayor importancia a la “visión intermedia. Este tipo de percepción es la más importante para la independencia y calidad de vida de las personas mayores de 60 años, y con la pandemia se ha incrementado su uso debido al tiempo que utilizamos pantallas. 

Por ello, se ha realizado la encuesta “Visión y actividades cotidianas de los mayores españoles” por parte de la Cátedra en Generación de Valor y Salud Visual de la Universidad Rey Juan Carlos. En las conclusiones finales se muestra que en el 36,9%, de las actividades cotidianas que realizan las personas mayores, se utiliza la “visión intermedia”. 

Dentro de ese porcentaje de actividades en las que se utiliza esta percepción, podemos encontrar tareas diarias como utilizar los cubiertos, cocinar, asearse mirando al espejo, usar el ordenador o mirar los espejos retrovisores del coche. Por otro lado, el 64,8% de los encuestados declara que realizan actividades en las que se utiliza la vista de cerca para leer o hacer pasatiempos. Finalmente, el 56,8% utiliza la vista lejana para actividades que se realizan en el exterior de casa como leer rótulos o practicar actividades al aire libre. 

El doctor Alfonso Arias, director de la Cátedra en Generación de Valor y Salud Visual de la Universidad Rey Juan Carlos, afirma que “resultados como los de la encuesta son los que nos hacen hablar ya a los oftalmólogos de visión funcional para referirnos a la visión intermedia, ya que es la que otorga la autonomía personal”. Ángel Gil, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la URJC, comenta asimismo que “Cuando hay una pérdida de autonomía, suele ir asociada al aislamiento, a quedarse en casa y no hacer determinadas tareas. Esto merma la calidad de vida y, a su vez, produce una afectación psicológica importante”.