esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Jueves 14 de Noviembre de 2019 a las 06:30

La serie ‘Por 13 razones’, punto de partida para analizar la vida en la escuela

Docentes de la URJC, profesores de secundaria y expertos en acoso escolar utilizan la serie de Netflix para abordar, en una jornada, los problemas que surgen en los centros educativos y aportar soluciones para una mayor cohesión social.

Raúl García Hémonnet

‘Por 13 Razones’ es una serie estadounidense que cuenta la vida de un grupo de adolescentes y sus relaciones, muchas veces tóxicas y dañinas, que tienen como nexo de unión la escuela. En la serie se abordan temas como la violencia machista, el acoso escolar, la soledad, las drogas o la necesidad imperiosa de agradar a los demás, entre otros.

Desde este punto de partida se plantea la ‘I Jornada de Responsabilidad Social Educativa: Por 13 Razones’ de la URJC, que dirige el profesor del área de Teoría e Historia de la Educación, Luis Manuel Martínez y se celebra este jueves 14 en el salón de actos del campus de Fuenlabrada. El docente explica que han elegido este enfoque, “porque es una serie que ha visto la gran mayoría de los alumnos en la que se muestran las interrelaciones entre las familias, los docentes, la comunidad y todos los daños que se pueden producir en el colegio, que tienen que ver con la orientación sexual, los liderazgos negativos generados por egocentrismo, la soledad emocional, etc”. Además, añade, “la serie cuenta que todos podemos ser buenos o malos en algún momento y que lo importante es saber aprender y rectificar a tiempo”. “Es una manera muy atractiva e interesante de mostrar un estudio de caso”, comenta el docente

Abrir debate para construir soluciones

El objetivo de la jornada es “mostrar que los centros no sólo educan en las aulas, sino que también lo hacen con la vida escolar y que los profesores sean protagonistas de la vida en el centro buscando una mayor implicación de las familias para crear cohesión social”.

Para ello, se han organizado dos mesas redondas y una sesión de talleres. En la primera mesa, docentes de la URJC analizarán la serie y todos los temas que plantea, aspectos como, “la soledad emocional, depresión, el miedo a quedarse solo, el sexo no consentido y socialmente aceptado, las relaciones entre las familias y el centro, indica el profesor Martínez, que añade que uno de los problemas importantes es que “no hay relación familias-centro, ni siquiera entre los propios profesores de las escuelas”.

El valor de la empatía

Tras el análisis de la serie, con el que se pretende interpelar a los asistentes sobre estos asuntos, se dará paso a una serie de testimonios aportados por expertos en acoso escolar docentes de un instituto madrileño y “la experiencia vital de una joven que se quedó embarazada y fue rechazada por su familia y su entorno, aunque consiguió salir adelante y sacar un máster en la URJC”, señala el profesor Martínez.

Con estos testimonios se pretende abrir un debate y que el público se ponga en el lugar para así combatir “un pensamiento monolítico en la educación pública y una mayor aceptación de la pluralidad y diversidad”, añade el docente de la FCJS.

La jornada finalizará con unos talleres para trabajar el autoconocimiento e identificar la soledad emocional y sus razones y trabajar la autoestima y la empatía. Además, el ensayista francés Phillpe Ariño, que también participará en las mesas redondas, intentará trasladar una visión plural de pensamiento dentro del colectivo homosexual y explicar, según el director de la jornada “que no existe un pensamiento homosexual, que cada una de las personas homosexuales, como las que tienen otra orientación, tienen una manera propia de ver el mundo”.

Gran pacto educativo para curar heridas

El encuentro está concebido para intentar aportar soluciones para los problemas de convivencia que se dan en los centros educativos en España.  Soluciones que pasan, según el profesor Martínez por un “pacto por la educación basado en la empatía e incorporar a las familias de manera plena a la vida de los centros” y por propuestas novedosas como “incluir como actividad necesaria, a partir de los 14 años, trabajos comunitarios para fomentar la empatía entre los jóvenes y combatir el egocentrismo que muestran redes sociales como Instagram”, finaliza el profesor Luis Manuel Martínez.