esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Miércoles 24 de Abril de 2019 a las 13:56

Un 'BlaBlaCar' para la universidad

La URJC es la primera universidad madrileña que implanta un sistema de movilidad concienciado con el medio ambiente a través de coche compartido. Se trata de una nueva medida eco-friendly que consiste en compartir vehículo en los trayectos que los miembros de la comunidad universitaria realizan diariamente.

Oihane Colodron Sanchez

Gracias a un acuerdo firmado con la empresa valenciana Journify los universitarios ahorrarán dinero y reducirán la contaminación. La Universidad Rey Juan Carlos cuenta con cerca de 50.000 estudiantes, 2.000 docentes y 650 trabajadores de administración y servicio. A pesar de que muchos utilizan el transporte público, hay una gran cantidad de personas que optan por desplazarse por medios propios. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, el transporte privado diario provoca casi un 15% de la contaminación actual. Casi 10.000 personas han muerto prematuramente por las emisiones contaminantes de los combustibles en lo que llevamos de siglo. Esta cifra se puede ver reducida si en lugar de usar cinco coches para cinco personas, simplemente se utiliza uno.

Según un estudio probabilístico basado en el comportamiento de los usuarios en la plataforma y las proveniencias de los estudiantes a los diferentes campus, el impacto esperado es el de beneficiar a más de 27.000 personas, ahorrando 45.000 toneladas de CO2 al año, disminuyendo así uno de los principales causantes de la huella de carbono.

Este acuerdo se enmarca dentro de la estrategia de innovación y sostenibilidad de la universidad para promover una movilidad eficiente con numerosos beneficios como: reducir los niveles de contaminación, liberar plazas de aparcamiento, reducir el uso del vehículo privado, facilitar los desplazamientos entre los 5 campus que la universidad tiene en Alcorcón, Aranjuez, Madrid, Móstoles y Fuenlabrada y reducir los atascos.

La iniciativa se implantará a través de la app ‘Journify’, que permite conectar a la comunidad universitaria entre sí, facilitando la labor del carpooling (compartir coche). En ella, los conductores pueden ahorrar en los costes derivados de sus trayectos diarios estableciendo sus rutinas de ida y vuelta a los campus en función de sus horarios y los pasajeros pueden reservar, en un simple paso, los trayectos que más le encajan a un precio muy competitivo gracias a la práctica de la economía colaborativa.

“Ofrecer este nuevo servicio nos permite dotar a la universidad con una herramienta eco-friendly que conecta a todos nuestros campus aportando una mayor capilaridad de rutas de acceso para aprovechar los trayectos de la propia comunidad universitaria, sin tener que hacer un desembolso de flotas propias”, destaca Juan Antonio Melero, vicerrector de Innovación y Transferencia. Se trata de un ejemplo de colaboración público-privada que se complementa con las rutas del transporte público ya existentes que comunican la universidad. 

Además, esta alternativa presenta otras ventajas. La propia empresa afirma que “los usuarios que comparten coche a diario con sus compañeros son más puntuales, se sienten más comprometidos, crean lazos internos y son más productivos”.

La implementación del sistema está programada para el mes de mayo, con el objetivo de empezar a difundir la aplicación e ir concienciando a la comunidad universitaria sobre los beneficios que conlleva el uso de este sistema. Se espera que la app esté a pleno rendimiento para el inicio del próximo curso.