esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Miércoles 19 de Diciembre de 2018 a las 15:28

Un estudiante en prácticas, principal fuente informativa en el atentado de Estrasburgo

Arturo Collins Rivera, estudiante de Relaciones Internacionales en prácticas en el Parlamento Europeo, atendió a diferentes medios de comunicación que buscaban información sobre la situación dentro de la sede legislativa.

Raúl García Hémonnet/Arturo Collins Rivera

Arturo Collins  y Borja Quintana, estudiante de la URJC que se encuentra realizando prácticas de Periodismo para un medio digital, sirvieron de fuente de información para medios de comunicación de toda Europa. “Todo el mundo quería saber qué ocurría dentro de la ‘cuarentena del Parlamento’, señala el joven, que añade que “varios compañeros han acabado en las portadas de los periódicos o incluso en el Telediario”.

Este estudiante indica, en una crónica enviada a esta redacción, que se encontraba “esperando el tranvía en el Parlamento” cuando recibió una llamada de su jefa advirtiéndole de que “algo estaba pasando en el centro de la ciudad”. Ante la advertencia, Arturo, que tenía pensado cenar con sus compañeros de trabajo en el centro de Estrasburgo y otro compañero, dieron media vuelta. Al volver al Parlamento, todo transcurría con normalidad, pero los mensajes empezaron a llegar a los grupos de whatsapp, “una compañera decía que había un hombre ensangrentado en el suelo y que la policía les había mandado refugiarse en un parlamento”, relata. Como unos tres cuartos de hora después, los medios franceses ya hablaban de un “incidente armado” en el centro de la ciudad, muy cerca del Parlamento.

Arturo señala que él y las otras personas que se habían refugiado en el Parlamento confiaban en poder salir en pocas horas, pero “al saber que el individuo se había fugado y que se habían encontrado armas y explosivos en su casa”, se dieron cuenta de que el Parlamento era “un blanco perfecto”.

No fue hasta la 01:30 de la madrugada cuando el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, anunció la evacuación de la sede legislativa de la Unión. Finalmente, los ocupantes del Parlamento pudieron salir del edificio a las 3 de la mañana. Ante sus ojos encontraron una ciudad completamente vacía cuyo único sonido era, como señala Arturo Collins, “el zumbido de los helicópteros de la policía que seguían buscando al terrorista fugado. Es triste ver un sitio como Estrasburgo, capital de Europa y capital de la Navidad, reducida a una fría ciudad fantasma”, lamenta este estudiante.

El pasado martes 11 de diciembre, un terrorista yihadista atacó un mercado navideño en el centro de la localidad francesa de Estrasburgo, matando a 5 personas e hiriendo a otras 11.