• 2017cover Actualidad
  • 1
Miércoles, 11 de Julio de 2018 a las 13:30

Gran nivel de ponencias en el Congreso Internacional de Educación ‘CIMCA 18’

La calidad de las conferencias, los talleres prácticos y los espacios de debate y comunicación han sido los puntos fuertes del congreso.

Beatriz Guzmán do Nascimento

Del 2 al 6 de julio, el salón de actos del Campus de Madrid ha sido escenario de un evento que, poco a poco, está ganando más adeptos: Congreso Internacional de Educación Motiva, Crea y Aprende 2018 (CIMCA 18). En su tercera edición, la iniciativa ha contado con 180 inscritos, 19 ponentes y 16 talleres que han girado en torno a la innovación educativa. Cómo se está transformando la docencia, la familia y la educación o el papel de las tecnologías en la educación son algunas de las preguntas a las que se han intentado dar respuesta.

Desde el Observatorio de Educación de la URJC, organizador del evento, se muestran muy satisfechos con el resultado obtenido. Pilar Laguna, directora de la institución, ha manifestado que “ha sido un congreso con unos ponentes de mucho nivel que han sabido conectar con el mensaje que queríamos transmitir. Además, ha estado muy bien estructurado y organizado en cuanto a la elección de los temas”.

En la calidad del contenido y las ponencias también coincide el conferencista Marcos Garasa, coordinador de innovación TIC en un colegio de Madrid. De hecho, ha apuntado que “si el congreso se hiciera antes, tendría aseguradas las 250-300 personas”.

Aunque de manera presencial se ha alcanzado la cifra de 180 congresistas, se ha ofrecido la posibilidad de seguir vía ‘streaming’ las conferencias de Mar Romero, Presidenta de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci; David Bueno, Doctor en Biología, investigador, divulgador científico y profesor de genética en la Universidad de Barcelona; o María Jesús García, Jefa de Área de Formación en Red y Redes Sociales en INTEF.

Un total de 300 personas de Estados Unidos, Suiza, Nueva Zelanda, México o Países Bajos se han sumado al congreso: “Nos ha sorprendido mucho. Es muy interesante porque estamos creando conciencia, transfiriendo conocimiento y creando una comunidad internacional. Además, han repetido asistentes de otras comunidades autónomas también”, ha expresado Laguna.

Talleres prácticos y espacios de comunicación

Como novedad, este año han dividido el congreso en dos partes: las mañanas, dedicadas a la adquisición de conocimientos académicos; y las tardes “eran para los talleres. Poníamos a los asistentes a trabajar en cuestiones muy prácticas”, ha explicado. Una formación en la que se han relacionado temas como el ajedrez y la gamificación, educación inclusiva, aprendizaje creativo, juegos de rol…

Asimismo, se ha fomentado el debate a través de la creación de espacios “para el debate y el intercambio de impresiones, conocimientos y experiencias. Nos pareció muy enriquecedor puesto que se genera comunidad educativa. Era una demanda de los CIMCA anteriores”, ha asegurado la directora del Observatorio. Una oportunidad muy valorada por el conferencista Marcos Garasa ya que “es una forma en la que establecer redes profesionales e interactuar con ponentes de primer nivel no es muy habitual. Es recomendable fomentar y reconocer como formación este tipo de eventos”.

Pilar Laguna se ha mostrado agradecida a los que han aportado su ‘granito de arena’ en esta edición: “Nos autofinanciamos con pequeños patrocinios de diferentes instituciones. Los profesionales imparten los talleres de manera gratuita y la universidad nos ofrece las instalaciones y una pequeña ayuda monetaria. También quiero poner en valor a las profesoras voluntarias; sin ellas, no habríamos hecho nada”, ha argumentado.

El futuro de la educación

El Observatorio ya está preparando el CIMCA del año que viene. De hecho, “hemos repartido unas mariposas de gomaespuma durante el congreso, para que los asistentes escribieran sus propuestas en ellas. Nos toca un monográfico de tres días y debemos escoger el tema. Me encantaría tratar el lugar de las artes, la filosofía…en la educación y cómo fomentan el espíritu crítico”, ha declarado la directora.

Por su parte, Marcos Garasa ha apuntado que “el desarrollo profesional de los docentes se deben marcar las líneas de acción de manera institucional. Se debe generar un valor en el profesor que le motive a cambiar el modelo con el que diseña su docencia”.