• 2017cover Actualidad
  • 1
Miércoles, 07 de Marzo de 2018 a las 12:32

Un estudio pone de manifiesto la brecha salarial que sufren las mujeres periodistas

Las mujeres representan el 85% del total de periodistas que ganan menos de 1.000 euros al mes. Los hombres, por su parte, ocupan el 75% de los puestos directivos en los medios de comunicación.

Raúl García Hémonnet

Son dos de los principales resultados del artículo ‘Mujeres periodistas en España: análisis de las características sociodemográficas y de la brecha de género’. La investigación ha sido publicada recientemente por los investigadores y profesores de la Universidad Rey Juan Carlos, Roberto de Miguel y Rosa Berganza, junto a la profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Sonia Parrat y el docente de la Universidad de Múnich, Thomas Hanitzsch. Para realizarla, han entrevistado a 390 periodistas.

El trabajo, que forma parte del estudio Worlds Of Journalism, revela que en el periodismo se repiten los elementos de la desigualdad laboral que se dan en esos sectores: escasa representación en los órganos de decisión, barreras laborales y salarios inferiores.

Según Roberto de Miguel, “cuando las mujeres llegan a una determinada edad (35-45) es cuando la brecha salarial y el abandono de la profesión se hacen más patentes”. De Miguel ha añadido que “el periodismo es una profesión muy exigente con una gran precariedad laboral. Lo que es incompatible con la conciliación de la vida laboral y familiar”. Elemento que afecta en mucha mayor medida a las mujeres que a los hombres.

Esto hace que, a pesar de que como afirma el profesor “las mujeres tengan unas características de formación muy superiores a los hombres”, estén muy poco representadas en los órganos de decisión de los medios de comunicación.

Según Roberto de Miguel, “sólo las periodistas consagradas sin cargas familiares llegan a lo más alto en el escalafón salarial”.

Ante esta situación de desigualdad manifiesta, las mujeres optan por formarse mucho más que sus compañeros. Según De Miguel, “hay una inclinación mayor por parte de las mujeres a obtener títulos de máster y doctorado y a capacitarse para el periodismo”. “El intrusismo en la profesión se da mucho más entre los hombres”, ha añadido.

Innovar para existir

Además de formarse, las periodistas adoptan otras dos estrategias: por un lado, dedicarse a los temas asignados socialmente a las mujeres: moda, espectáculos, sociedad. Por otro “demostrar una capacidad de emprendimiento mucho mayor que los hombres”.

Al sentirse expulsadas del sector por razones de género, son muchas las mujeres que han iniciado proyectos digitales en los que “se puede encontrar una mayor equidad salarial”, ha señalado De Miguel.

La innovación de las mujeres en el periodismo para sobrevivir no es cosa de hoy. Emilia Pardo Bazán, escritora “que pudo ejercer como tal gracias a su estatus socioeconómico”, según De Miguel, “tuvo que fijarse en lo que se hacía fuera para hacerse un hueco” en un sector en el que la presencia de las mujeres era inexistente.