esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
星期一, 19 10月 2020 06:30

Investigadores de la URJC demuestran que Scratch produce mejores resultados académicos

Los beneficios escolares, que se dan especialmente en matemáticas y otras asignaturas que requieren de razonamiento, se encuentran sobre todo en edades tempranas. Ésta es la conclusión del grupo de investigación KGB-L3 en su estudio

Jaime Riveiro Fernández

Scratch es una herramienta de programación dirigida al uso escolar y, además de ser una de las más utilizadas en el mundo, es el código más utilizado en la docencia en España. En este sentido, el grupo de investigación de la URJC, KGB-L3, ha colaborado con Programamos, una asociación sin ánimo de lucro con el objetivo de divulgar conocimientos sobre codificación independientemente de la edad, para demostrar que Scratch proporciona beneficios en los resultados académicos de los estudiantes.

Son muchas las investigaciones que ya han evidenciado resultados positivos mediante la instrucción en programación desde edades tempranas. Estos beneficios se han dado sobre todo en asignaturas que precisan de razonamiento y resolución de problemas, como, por ejemplo, matemáticas. “Nosotros creemos que Scratch se puede utilizar transversalmente en todas las asignaturas. En particular, pensamos que justo las que uno cree que están más alejadas de la parte técnica son las que tendrían más que ganar. No queremos decir con esto que todas las actividades han de ser con Scratch, sino que son un buen complemento a actividades y tareas que ya se realizan a día de hoy”, explica Gregorio Robles, profesor asociado de la URJC e investigador principal de KGB-L3.

Por si fuera poco, el impacto positivo no solo se da en el área racional, sino que también se ve potenciada la parte creativa de los usuarios. “Estudios recientes han demostrado que aprender a programar tiene un impacto positivo en la creatividad y la respuesta emocional de los niños con discapacidades de aprendizaje, así como en el desarrollo de habilidades cognitivas y socioemocionales. Y también se ha comprobado que programar permite hacer del aprendizaje una actividad más social, colaborativa y conectada” argumenta Robles. Sin embargo, al no tratarse de una herramienta convencional, muchos docentes no están familiarizados con su uso.

Anteriormente, el grupo KGB-L3 organizó en la URJC dos concursos: uno en 2015 para la promoción de talentos científicos, y en 2019, gracias a una financiación de una acción promovida por el Vicerrectorado de Extensión Universitaria, uno sobre Derechos Humanos. “En ambas ocasiones se hizo una gala de entrega de premios donde los premiados pudieron mostrar sus programas en Scratch. Los padres de los premiados estaban orgullosos de sus hijos, como no podría ser de otra manera, pero a la vez sorprendidos de que sus hijos hubieran sido capaces de crear tales programas”, narra Robles. De esta forma, cientos de estudiantes tanto de primaria como de secundaria de todas las partes de España participaron enviando sus creaciones.

Lo último en lo que ha estado trabajando el grupo de investigación ha sido en implementación de inteligencia artificial, concretamente los de “machine learning”, en los colegios. Para ello, Juan David Rodríguez, miembro del equipo, ha estado investigando la herramienta LearningML, que permite incorporar inteligencia artificial a los programas en Scratch. “Debido a la pandemia no hemos podido probarlo en colegios, así que hemos realizado unos cuantos seminarios on-line para captar profesores que lo prueben con sus alumnos. Los resultados son muy prometedores”, concluye Robles.