esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
星期二, 28 4月 2020 07:30

Una jornada analiza la labor de los trabajadores sociales durante la pandemia

Una jornada analiza la labor de los trabajadores sociales durante la pandemia Una jornada analiza la labor de los trabajadores sociales durante la pandemia Dispositivo del Samur Social en IFEMA para acoger a personas sin hogar

El grado en Trabajo Social de la URJC dedica un evento virtual al trabajo de estos profesionales al lado de las personas sin hogar o los mayores en residencias durante la crisis de la COVID-19.

Redacción/Raúl García Hémonnet

El evento, celebrado el pasado jueves 23 de abril de manera telématica, ha servido para poner en valor el papel de los y las profesionales del Trabajo Social, especialmente en un contexto como el actual, en el que el mundo está haciendo frente a la pandemia provocada por el SARS-Cov2. El trabajo social es uno de esos sectores llamados 'esenciales' durante el estado de alarma decretado por el Gobierno y su importancia en estos tiempos se pone de manifiesto al acompañar a las personas más vulnerables e intentar garantizar sus derechos.

Para hablar de todo ello, la profesora del grado, Silvia Giménez, decidió invitar a ponentes como Juan Daniel Ugalde, trabajaddor social de la Fundación San Martín de Porres y profesor del grado; Juan Carlos Ramos, profesional del Servicio de Emergencias de la Comunidad de Madrid y Teresa López, trabajadora de la residencia de mayores Orpea Buenavista de Madrid y profesora de la URJC.

“Cumplir el confinamiento cuando tu casa es la calle, es complicado”

Juan Daniel Ugalde centró su intervención en la situación de las personas sin hogar en la Comunidad de Madrid durante esta crisis. Indicó que la realidad de este colectivo conlleva dificultades en este contexto y añadió que “cumplir el confinamiento cuanto tu casa es la calle, es complicado”.

El ponente lamentó “la falta de apoyos que han vivido los Centro Residenciales de Personas Sin Hogar, donde no se han llegado a dispensar EPI’s, ni se han llegado a realizar las pruebas del coronavirus, a pesar de que muchos de estos centros cuentan con habitaciones en las que deben compartir cama con otras 4-5 personas, suponiendo esto un gran riesgo de contagio, sobre todo en personas que en un considerable porcentaje, presentan otras patologías añadidas (hipertensión, problemas de inmunodeficiencia, etc.)”.

Ugalde, por otra parte destacó que, por parte tanto de Ayuntamiento como de Comunidad de Madrid, se han llevado a cabo diferentes iniciativas para paliar los efectos de la pandemia e intentar contener su propagación. El profesor de la URJC destacó que, en este sentido “se prorrogó la temporalidad de la Campaña de Frío (150 plazas), se han habilitado plazas en IFEMA (300, que se ocuparon prácticamente el primer día de su apertura), o la habilitación de nuevos dispositivos temporales como el de Los Molinos (con 50 plazas). Sin embargo, añadió “el número de personas sin hogar en Madrid se eleva hasta 3.006 personas (si se incluyen los centros de acogida a inmigrantes), de las cuales 650 se encontraban directamente viviendo en la calle, según los datos del último recuento de personas sin hogar, que lleva a cabo el Ayuntamiento de Madrid”. Y añadió, “aunque no se duda de la buena voluntad de intentar dar alternativas para estas personas, seguimos teniendo cientos de ellas que no han conseguido una plaza y se han visto obligadas a quedarse en calle, con la única seguridad de un salvoconducto que les avala como persona sin hogar, para no ser sancionados por encontrarse en la vía pública”.

El ponente llamó a todas las instituciones a trabajar intensamente de manera conjunta, “para conseguir que todos los ciudadanos se encuentren seguros ante esta crisis sanitaria y la posterior crisis económica que le acompañará, ciudadanos de los cuales también forman parte las personas sin hogar. Es una obligación de todos dejar de invisibilizar a los más desfavorecidos."

 “En las residencias nos enfrentamos a la crisis sin los medios apropiados”

Por su parte, Teresa López abordó el tema desde el punto de vista de las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid y criticó la visión que se ha trasladado del sector en los medios de comunicación. López relató cómo la responsabilidad de atender a los mayores de las residencias en lo más duro de la pandemia recayó sobre los propios centros al no poder derivar residentes a los hospitales por la situación de los mismos, “no se producían derivaciones a los hospitales de residentes, nos las denegaban, por falta de camas y por priorizar a pacientes más jóvenes”, señaló .

Esto hizo, indicó la ponente, que, “los centros residenciales se hicieran cargo de ellos, sin disponer  de los medios apropiados y necesarios, como respiradores, equipos imprescindibles en esta crisis. Los primeros días nos enfrentamos además a un gran desconocimiento, las medidas parecía que siempre llegaban tarde y los protocolos cambiaban constantemente. Seguimos las normas de salud pública, y hemos mantenido informados en todo momento a los diferentes organismos".  Los test, añadió esta trabajadora social, “aunque fueron solicitados en múltiples ocasiones, no llegaron hasta la semana pasada, y aún se encuentran a la espera de que se los hagan a los trabajadores, quienes van causando baja por presentar síntomas”.

La profesora López manifestó, así mismo que, durante el estado de alarma la labor de los y las trabajadores sociales ha variado, “no hay ingresos nuevos, con lo que no hay comunicaciones a fiscalía, no tenemos visitas de familiares, se ha paralizado la ley de dependencia, etc.  Nos encargamos sobre todo de la comunicación telefónica con las familias, supervisar que se usen correctamente los equipos de protección para que no se produzcan los fallos de los primeros días, y apoyamos y coordinamos al resto de los departamentos".

Por su parte, Juan Carlos Ramos, relató cómo, junto con sus compañeros del servicio, ante la situación producida por la COVID-19, realizan actualmente sus funciones en el teléfono de atención social con apoyo al cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid en la cobertura de las necesidades de las residencias de mayores.

El evento también contó con la participación del alumnado de 4º del grado de Trabajo Social y se pudo ver un vídeo elaborado por Teresa López en el que se recogen testimonios de profesionales del trabajo social con mayores en residencias, con personas sin hogar, en emergencias sociales, en atención a mujeres y con víctimas de trata para explotación sexual y mujeres prostituidas.  Dos de estos profesionales son  Alba y Eduardo, antiguos alumnos de Trabajo Social de la URJC, que terminaron sus estudios el curso pasado y ya están trabajando en el sector.

La actividad realizada el jueves forma parte del ciclo de las cinco sesiones de supervisión y actividades formativas que la tutora de prácticas de Trabajo Social, Silvia Giménez, ha organizado para este curso dedicadas a la Etica en el  Trabajo Social,  El Trabajo Social durante la crisis  Covid-19, Mindfulness en entornos de exclusión social,  Reflexiones entorno a la Renta Básica y la Especialización en el Trabajo Social. 

Hoy martes está prevista la celebración del evento online 'Mindfulness en entornes de exclusión social', a cargo de la docente, que es también presidenta de la ONG Proyecto Ser Terapeutas Sin Fronteras. Se celebrará de 16:45 a 19:45.