esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
星期四, 26 3月 2020 06:30

El cambio climático amenaza la supervivencia de lagartos de mayor tamaño

Lagarto Agama, Kenia (Juan G. Rubalcaba) Lagarto Agama, Kenia (Juan G. Rubalcaba) Lagarto Agama, Kenia (Juan G. Rubalcaba)

Las especies más grandes que viven en latitudes próximas al ecuador son las más vulnerables al aumento de la temperatura global y a la pérdida de cobertura arbórea, según un estudio liderado por la URJC.

Irene Vega

Los lagartos son ectotermos, es decir, animales de sangre fría que no son capaces de generar su propio calor interno, al igual que otros reptiles, anfibios y la mayoría de los insectos. Esta condición hace que sean más sensibles a cambios en las condiciones ambientales, sobre todo en ambientes tropicales debido a su menor tolerancia fisiológica a temperaturas extremas y cambiantes.

Aunque el cambio climático tiene un efecto global sobre la biodiversidad, la vulnerabilidad de cada especie varía dependiendo de su fisiología, comportamiento, morfología y localización geográfica.

Para conocer cómo afectan las consecuencias de esta amenaza medioambiental a las distintas especies de lagartos, científicos de la URJC han investigado cómo el tamaño corporal de estos reptiles interfiere en los mecanismos físicos de intercambio de calor con el ambiente (radiación, convección, conducción y evaporación) y, por tanto, a su temperatura corporal y capacidad para tolerar temperaturas elevadas

Los resultados de este trabajo, publicado en la revista científica Journal of Animal Ecology, apuntan a que los ectotermos de mayor tamaño experimentan temperaturas corporales más altas, especialmente si se exponen al sol, siendo por ende más vulnerables. “Los modelos estudiados predicen que los lagartos más grandes (de 100g a 2kg) pueden alcanzar temperaturas corporales de 2 a 4ºC superiores a las de las especies más pequeñas, pero esto sólo ocurre en latitudes tropicales, donde la incidencia de la radiación solar es mayor. Conforme nos desplazamos hacia zonas templadas, con menor incidencia de radiación solar, el efecto del tamaño en la temperatura corporal se desvanece”, explica Juan G. Rubalcaba, autor principal del estudio e investigador del programa europeo Marie S. Curie del grupo de investigación en Biogeografía y Cambio Global de la URJC, dirigido por Miguel Ángel Olalla, coautor de este estudio.

De acuerdo con esta predicción, los datos de temperatura y límites de tolerancia térmica indican que las especies más grandes tienen mayor tolerancia al calor en los trópicos, pero no en latitudes templadas. “Esto sugiere que las especies más grandes han desarrollado adaptaciones para tolerar temperaturas mayores. Sin embargo, este efecto es débil, por lo que un aumento aun mayor de la temperatura podría poner en riesgo, especialmente, a los lagartos más grandes de latitudes próximas al ecuador”, subraya Juan G. Rubalcaba.

Estas conclusiones demostrarían que tanto el cambio climático como la pérdida de cobertura arbórea, que proporciona sombra a estos animales, supondrían una amenaza para las especies más grandes. Asimismo, una gestión adecuada de la cobertura de sombra en el paisaje podría ayudar a mitigar el impacto del cambio climático sobre estas especies. “En este trabajo aportamos una manera de cuantificar el impacto del cambio climático sobre los ectotermos terrestres, lo que facilitará la gestión informada de espacios naturales y especies protegidas”, apunta el investigador.

Estudio de las características biológicas mediante principios de la física

Para llevar a cabo esta investigación, los autores de este trabajo han utilizado modelos biofísicos consistentes en simulaciones que tienen en cuenta la morfología, color, tamaño, así como la radiación solar, la temperatura del aire y el suelo, y la velocidad media del viento en el lugar en el que vive el animal para calcular su temperatura corporal. Con estos modelos han podido averiguar cómo afecta el tamaño corporal a la temperatura de los lagartos a lo largo de gradientes latitudinales a escala global. Finalmente, utilizando datos disponibles en la literatura científica de hasta 792 especies de lagartos en todo el mundo, han podido analizar cómo la temperatura corporal y los límites de tolerancia térmica cambian con el tamaño y la latitud, para comprobar las predicciones de los modelos.