• 1
Lunes 30 de Octubre de 2023 a las 09:58

La clave para un envejecimiento saludable está en un conjunto de moléculas

Un equipo científico, liderado por la URJC, ha descubierto que la regulación de determinadas moléculas conocidas como microRNAs, las cuales regulan genes implicados en la resistencia a la insulina, podría emplearse para mejorar el pronóstico durante el envejecimiento.

Irene Vega

El estudio, recientemente publicado en la revista científica Aging Cell, ha demostrado que la redistribución de grasa que se produce durante el envejecimiento es diferente a mediana edad.  En este sentido, el equipo científico ha observado un predominio del tejido adiposo subcutáneo, en contraste con la mayor acumulación de tejido adiposo visceral que ocurre en etapas tardías del envejecimiento. “Hemos comprobado que la restricción calórica mejora la función metabólica del tejido adiposo a mediana edad. Este hecho ha llevado a nuestro grupo de investigación a estudiar el papel de los microRNAs en la regulación de los genes clave implicados en la resistencia a la insulina durante el envejecimiento”, señala Gema Medina, investigadora y coordinadora del grupo LIPOBETA de la URJC.

Los resultados de esta investigación sugieren que el conjunto de microRNAs descubierto, que alteran la funcionalidad adecuada del tejido adiposo, podría ser utilizado para identificar la falta de sensibilidad a la insulina en el tejido adiposo subcutáneo durante el envejecimiento. “En este trabajo hemos demostrado que la alteración metabólica y funcional del tejido adiposo subcutáneo contribuye a la resistencia a la insulina en la mediana edad y que esta alteración es promovida por un conjunto de microRNAs, cuya expresión está modificada”, explica la investigadora. Además, estas pequeñas moléculas podrían utilizarse para establecer un pronóstico más preciso de un envejecimiento saludable.

Para este estudio, realizado en ratones, se empleó un grupo de 12 meses de edad alimentado a voluntad y otro con una restricción calórica del 20% durante 9 meses. A continuación, a ambos grupos se les extrajo el tejido adiposo blanco subcutáneo y visceral y se llevó a cabo el estudio de microRNAs. Finalmente, se realizó un análisis bioestadístico para evaluar que microRNAs se estaban modulando a mediana edad, sus genes diana, y cómo la restricción calórica modulaba dicha expresión.

Por tanto, otro hallazgo importante de este trabajo es que se ha demostrado que una restricción calórica moderada y mantenida en el tiempo mejora el perfil de expresión de microRNAs en el tejido adiposo subcutáneo. Esto conduce una expresión adecuada de genes clave para el mantenimiento de la sensibilidad a la insulina en el tejido adiposo, lo que a su vez mejora el estado metabólico a mediana edad.

Este trabajo se ha realizado en colaboración con el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Centro de Investigación Príncipe Felipe y las instituciones sevillanas Fundación Progreso y Salud, el Instituto Biomédico y la Plataforma BiER del Consorcio de Investigaciones Biomédicas en Red en Enfermedades Raras (CIBERER).