esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 12 de Marzo de 2021 a las 06:45

La igualdad de género en la Comunicación: un reto con muchos deberes por hacer

Tres de cada cuatro empresas y organismos europeos de comunicación emplean a más mujeres que hombres. Sin embargo, todavía sólo uno de cada dos altos cargos son mujeres. Esta es una de las principales conclusiones del informe de género del European Communication Monitor (ECM), en el que ha participado la profesora de la URJC Ángeles Moreno.

Abel Verard Méndez/Irene Vega

El informe de género del European Communication Monitor (ECM), publicado el 8 de marzo de 2021 con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, señala que las cuestiones de género siguen siendo una preocupación particular en una industria en la que tres de cada cuatro departamentos y organismos europeos emplean a más mujeres que hombres, pero en el que todavía sólo uno de cada dos altos cargos son mujeres. Este estudio, en el que ha participado la Dra. Ángeles Moreno, profesora de la URJC, recoge resultados como que más de la mitad de los profesionales (55,4%) ha observado una mejora en la igualdad de género en su país, pero surge desacuerdo a la hora de evaluar cuánto se ha hecho realmente para apoyar a las trabajadoras femeninas: uno de cada dos hombres cree que se ha hecho lo suficiente, mientras que la mayoría de las mujeres lo niega firmemente.

En los últimos años, las Naciones Unidas han establecido la igualdad de género como uno sus principales puntos en el marco de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Movimientos como el #Metoo dan visibilidad a cuestiones en torno a la discriminación de género en diversas esferas, incluidas las empresas y las organizaciones. Y en particular, se ha dado este debate en la industria de las relaciones públicas y las comunicaciones. Todo esto queda reflejado tras haberse apuntado a una “disparidad estructural” de género en el campo de las comunicaciones por parte de informes como el European Communication Monitor.

La brecha de género y el techo de cristal persisten en el sector de la Comunicación

El techo de cristal se refiere al conjunto de normas no escritas que dificulta a las mujeres acceder a puestos de poder. En el informe publicado, el 32% de los profesionales europeos de la comunicación niegan la existencia de tal barrera a cualquier nivel mientras que el 42,6% sí reconoce el problema a nivel profesional en su país. Por otro lado, sólo el 22,4% reconoce que incluso es un problema en su propia organización o departamento. “Al considerar factores que perpetúan el techo de cristal, los resultados corroboran investigaciones anteriores. La mayoría identifica cuestiones a nivel organizativo: falta de conciliación familiar y políticas de promoción opacas. También se identifican barreras a nivel macro de la profesión: la falta de redes y programas para las mujeres (39,2%) y muy pocos modelos de inspiración femeninos (33,9%)”, explica la Dra. Ángeles Moreno. “A pesar de ello, a nivel individual, la falta de motivación y competencias de las profesionales es identificada por un pequeño número de encuestados (15,4%), menos de dos de cada diez. Las responsabilidades para superar el techo de cristal también se sitúan a nivel organizativo para el 65,3% de los encuestados. No obstante, los directores generales de gabinetes y agencias tienden a atribuir responsabilidades compartidas a las comunidades profesionales y a las empleadas”.

“Debido a que las diferencias psicológicas y cognitivas no son empíricamente concluyentes, las diferencias de género tienden a explicarse hoy en día en factores educativos, sociales y culturales”, señala la Dra. Ángeles Moreno. La mujer ha estado relegada históricamente a la subordinación con respecto al hombre en un entorno de relaciones de poder desiguales. En este sentido, las relaciones laborales también son parte de la relación del sujeto con su entorno, dando lugar a desigualdades estructurales como el techo de cristal o la brecha salarial.

Los resultados del estudio del EMC revelan cómo los estereotipos de género todavía continúan en el ámbito de los profesionales de la comunicación. Los encuestados relacionan el techo de cristal con que “las organizaciones no ofrecen suficiente flexibilidad para ocuparse de las obligaciones familiares” y con que las “políticas de promoción son poco claras y transparentes”. Las comunicadoras identifican las barreras más fuertes en el nivel organizacional y profesional; mientras que, algunos de sus compañeros, todavía sostienen que los rasgos psicológicos y cognitivos de las mujeres son los principales escollos para la superación del techo de cristal. Sin embargo, hay un dato aún más alarmante: la mayoría de los hombres no reconocen el techo de cristal en el sector. “No se trata de un fenómeno nuevo, sino que corrobora investigaciones previas que han puesto de manifiesto la negación del techo de cristal en este sector, especialmente por parte de los hombres. Y es muy probable que la principal barrera, en realidad, siga siendo esta estrategia de negación, ya que son hombres quienes en su mayoría ocupan los cargos de poder y, por lo tanto, quienes tienen una mayor influencia en las políticas organizacionales”, concluye la investigadora de la URJC.