esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Viernes 15 de Noviembre de 2019 a las 08:11

Expertos en obesidad y diabetes se dan cita en la URJC

El Campus de Alcorcón acoge el “Diabetes and Obesity in Renal Disease in 2019” los días 15 y 16 de noviembre. Este simposio reúne a expertos o interesados en esta área con el objetivo de mejorar sus conocimientos sobre este problema sanitario.

Redacción/Irene Vega

Durante dos días, en el Campus de Alcorcón acoge estás jornadas para dar a conocer algunas de las patologías asociadas a la diabetes y la obesidad, como es la enfermedad renal. Este simposio coincide con la conmemoración en esta misma semana del Día Mundial contra la Obesidad (12 de noviembre) y el Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre.

La obesidad y la diabetes de tipo 2 (T2DM) son dos factores de riesgo para enfermedad renal. El término de ‘diabesidad’ es usado para describir la estrecha relación entre T2DM y obesidad y sus rutas metabólicas y patógenos comunes. En todo el mundo, más de 400 millones de personas tienen T2DM y unos 2 billones de sujetos padecen sobrepeso u obesidad. “La rápida creciente prevalencia de obesidad y T2DM hace de la diabesidad un importante desafío en nefrología”, explica la doctora Gema Medina-Gómez, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos y vocal de la junta directiva de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). En los países desarrollados pacientes obesos presentan con frecuencia las dos principales causas de enfermedad renal en la etapa terminal, hipertensión y T2DM”, añade la investigadora.

Por otra parte, la obesidad en sí mismo puede causar enfermedades renales específicas (por ejemplo, glomerulopatia relacionada con la obesidad) o aumentar el riesgo de progresión de enfermedades renales independientemente de la causa subyacente. “Las vías patogénicas a través de las cuales la obesidad causa o empeora la enfermedad renal no se conocen completamente, aunque se han propuesto algunas posibles explicaciones”, señala la Dra. Medina-Gómez.

La pérdida de peso se ha intentado en pacientes con diabesidad, junto con un pequeño número de medicamentos, con algunos resultados prometedores en el tratamiento y prevención de daños renales. Durante los últimos 2 o 3 años nuevos antidiabéticos han mostrado resultados prometedores en cuanto a su efecto protector renal. Sin embargo, los investigadores se plantean qué expectativas se puede tener en estos nuevos medicamentos.

La obesidad, un problema de salud pública alarmante

Su prevalencia no deja de crecer y con ella muchas complicaciones asociadas. Un 39,3% de la población adulta tiene sobrepeso y el 21,6% es obesa. Un problema que es especialmente grave en la población infantil con tasas de obesidad que alcanzan el 18,1% en niños españoles de 6 a 9 años de edad.

Sin embargo, “las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años hacen que cada vez vayamos entendiendo mejor nuevos mecanismos de porqué se produce la obesidad, tanto la influencia de la genética como de factores ambientales. Esto es clave para el descubrimiento de nuevos fármacos que actúen de forma efectiva, además de seguir las recomendaciones dietéticas y de ejercicio que son tan difíciles que la población cumpla”, señala la investigadora de la URJC.

A esto hay que unir que la obesidad, más allá del peso, tiene muchas complicaciones asociadas y, según concreta la doctora Medina-Gómez, “hay más riesgo de desarrollar, entre otras, enfermedades cardiovasculares, renales, diabetes, apnea del sueño e incluso cáncer”.

Obesidad: retos y barreras

Ante esta preocupante situación, los expertos urgen a tomar ya medidas que apelen a que la obesidad sea reconocida como una enfermedad de carácter crónico, como ya lo ha hecho en Estados Unidos la Asociación Médica Americana. “El obeso no es una persona que esta así solo por no seguir uno buenos hábitos de alimentación y ejercicio. Es un enfermo y así debe de tratarse”, aclara la doctora Medina.

Los expertos ponen de manifiesto que la obesidad es la epidemia del siglo XXI y que, por tanto, el reto fundamental es informar y concienciar a la población, a las administraciones públicas y a sectores como la industria alimentaria y las escuelas de que estamos ante un grave problema de salud.