• Noticias 2
  • 1
Lunes, 11 Mayo 2015 10:22

Los juristas Celestino del Arenal y Andrés de la Oliva investidos doctores “Honoris Causa” en un acto celebrado en la FCJS

Dos nuevos académicos de fuste se incorporan al Claustro de la URJC

11-05-2015. Los profesores Celestino del Arenal Moyúa y Andrés de la Oliva Santos se han incorporado al claustro de la URJC como doctores Honoris Causa. En sus respectivos discursos de aceptación dieron testimonio de su magisterio y su acreditado compromiso universitario. El acto de investidura se celebró en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Conforme al ceremonial protocolario, y bajo la presidencia del rector, Fernando Suárez, la sesión académica comenzó con la interpretación del “Veni creator spiritus” por el coro de la universidad. El secretario general de la URJC, profesor Gambra, dio lectura a las certificaciones de los acuerdos del Consejo de Gobierno por los que procedía a la investidura a propuesta del Departamento de Derecho Público II.

HONORIS3

 

Correspondió al profesor Cástor Díaz Barrado, catedrático de Derecho Internacional Público, pronunciar la “laudatio”  del profesor Celestino del Arenal. En su intervención aludió a los sólidos méritos científicos y académicos que distinguen al doctorando, con una notable trayectoria de prestación de servicios en la universidad española y una considerable influencia en la implantación y desarrollo de los estudios de relaciones internacionales. Díaz Barrado se refirió de forma expresa al magisterio de Celestino del Arenal y su especial relación académica y profesional con el espacio iberoamericano. Destacó, asimismo, la colaboración que el nuevo doctor Honoris Causa ha tenido con la URJC desde hace años, como  miembro del comité científico del Centro de Estudios Iberoamericanos (CEIB).

Tras ser investido tomó la palabra el profesor Celestino del Arenal. Agradeció el reconocimiento otorgado, se felicitó de integrarse en el claustro de la URJC y e hizo mención expresa a la colaboración que viene prestando con el CEIB. Su discurso se centró en analizar la evolución y el estado actual de las Cumbres Iberoamericanas instituidas en 1991. En su opinión este foro de cooperación se enfrenta al desafío de orientar sus objetivos y retos, pues “a la vista de lo ocurrido en las últimas cumbres puede darse por concluido el ciclo iniciado a comienzos de los noventa”.

A juicio de Celestino del Arenal, que conoce muy de cerca por su colaboración como experto y académico las Cumbres Iberoamericanas, el modelo implantado en su día ha llegado a término como consecuencia de una serie de factores. Entre ellos citó la fragmentación que vive América Latina;  el debilitamiento del sentimiento de pertenencia a la  comunidad iberomericana; el papel que juegan los países del ALBA;  el exceso de cumbres que se solapan y distraen esfuerzos y energías, desde la cumbre de las Américas hasta la cumbre Unión Europea-América Latina; el peso de nuevas potencias emergentes continentales, como Brasil, que recela del papel de España y, por otra parte,  las prioridades diplomáticas y estratégicas de España, que han desatendido el papel que se quería jugar respecto al espacio iberoamericano. A la vista de todas estas consideraciones Celestino del Arenal abogó por poner al día el modelo de relaciones y cooperación que España desea mantener con Iberoamérica.

A continuación subió al estrado el profesor Jaime Vegas Torres, catedrático de Derecho Procesal de la URJC, para pronunciar la “laudatio” del profesor Andrés de la Oliva Santos.  Destacó su larga trayectoria docente, con el desempeño de cátedras en diversas universidades españolas;  la importancia de sus publicaciones y aportaciones doctrinales; la condición de maestro que ha creado toda una escuela de procesalistas en España; su influencia académica internacional y su notable actividad pública y científica, que incluye su paso por el Consejo General del Poder Judicial y su condición de académico de Jurisprudencia.

El profesor Andrés de la Oliva agradeció el nombramiento con sentidas palabras. En un discurso donde abundaron las citas a clásicos del Derecho y de la cultura universal dejó testimonio de su amor a la universidad, su compromiso con el Derecho y su firme convicción en la independencia de la Justicia.  Aludió a Tomás de Aquino para enunciar el fundamento de lo justo y reivindicó que se trabaje en los asuntos jurídicos con técnica y procedimiento, pero también con una clara e inequívoca idea de las cosas que deben ser justas y conformes al concepto etimológico de jurisprudencia.

Andrés de la Oliva se mostró preocupado por el debilitamiento de los valores morales de la sociedad, el poder que ejercen los grandes conglomerados económicos y financieros –citó expresamente las críticas que en su día formularon Einsenhower y Galbraith- y el deterioro de la universidad como foro de reflexión y de pensamiento crítico. Se mostró especialmente preocupado por las carencias y retrocesos que a su juicio comporta la implantación del denominado Espacio Europeo de Educación Superior.

Cerró el acto el rector, Fernando Suárez, quien celebró la incorporación al Claustro de la URJC de los nuevos Honoris Causa. Inició su parlamento evocando los antiquísimos rituales de investidura de los doctores y la relevancia que tiene la continuidad de las tradiciones y la permanencia de la universidad frente a todas las contingencias y adversidades.

 Destacó que la celebración del acto en la sede Vicálvaro (campus de Madrid) refuerza la descentralización y el protagonismo de los diferentes centros de la URJC y tuvo palabras de afecto y reconocimiento hacia los profesores Del Arenal y De la Oliva, de quienes ponderó su magisterio académico, su trayectoria profesional, su condición de intelectuales comprometidos  y sus notables aportaciones en los ámbitos del Derecho Internacional Público y del Derecho Procesal. 

HONORIS4

¿Olvidó o no tiene su clave?