esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
星期五, 20 3月 2020 11:36

Iniciativa para redirigir recursos científicos contra el COVID-19

Un grupo de científicos del CNRS en Francia, la Sociedad Max Planck en Alemania y la Universidad Rey Juan Carlos ha creado un servicio comunitario para unir los esfuerzos y capacidades de la comunidad científica en la lucha contra el coronavirus. A esta plataforma ya se han sumado voluntarios de diversas instituciones científicas.

Irene Vega

A día de hoy, muchos científicos altamente cualificados están dispuestos a donar su tiempo y sus capacidades para luchar contra el COVID-19, desde virólogos que no disponen de los recursos necesarios hasta investigadores en disciplinas diferentes. Sin embargo, esta comunidad científica requiere de coordinación. Para poner remedio a esta problemática, surge la iniciativa Crowdfight COVID-19 con el objetivo de ​poner a la comunidad científica en su conjunto al servicio de la investigación sobre COVID-19. “Ahora mismo muchos científicos, desde predoctorales hasta investigadores establecidos, estamos en casa con el trabajo parado y, aunque siempre hay algo que hacer, también hay ganas de ayudar. Creemos que, dada la coyuntura actual, se dan las condiciones para que la comunidad científica, sea de la disciplina que sea, se ponga al servicio de esa parte que está buscando las soluciones al problema”, expone Sara Arganda, investigadora de la URJC y coordinadora de la iniciativa.

A través de esta plataforma, los investigadores pueden hacer cualquier petición, desde la realización de una tarea sencilla, como la transcripción de datos o la anotación de imágenes, hasta el establecimiento de una colaboración científica con otro grupo, pasando por simples preguntas técnicas sobre temas que se salgan de su campo.

Gracias a esta iniciativa, los científicos que están involucrados directamente en la búsqueda de una vacuna contra el COVID-19 podrán descargarse de tareas manuales y enfocarse en el trabajo más complejo. “Además, nuestra plataforma les puede permitir iniciar proyectos que requieran enormes cantidades de trabajo manual y que serían imposibles sin nuestra comunidad de voluntarios”, destaca Sara Arganda.

La iniciativa Crowdfight COVID-19 es una idea surgida de un pequeño grupo de investigadores del CNRS en Francia, la Sociedad Max Planck en Alemania y la Universidad Rey Juan Carlos, que cada día cuenta con una comunidad creciente de investigadores en todo el mundo y que espera seguir sumando voluntarios dispuestos a contribuir con esta causa.