Imprimir esta página
Martes 01 de Junio de 2021 a las 09:27

Alumnos de la URJC, premiados en el concurso mundial de Gemelos Digitales


Los estudiantes de la Rey Juan Carlos consiguieron el segundo puesto general y el primero en la categoría “Presentación más creativa” de toda la región de EMEA, que engloba Europa, Oriente Medio y África

Xabier Pinilla Bermejo

Los alumnos del Máster de Ingeniería Industrial de la URJC Sara Pacheco y Marcos Rodríguez, junto con Cristina Fernández, alumna del último curso del Grado en Ingeniería de Tecnologías Industriales se hicieron con el segundo premio en la competición mundial “Global Digital Twin”, organizada por la empresa Altair. Además, fueron recompensados con el premio de “Presentación más creativa” de la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África). De este modo, la labor de los alumnos de la Escuela Superior de Ciencias Experimentales y Tecnología fue debidamente recompensada.

Los participantes debían presentar un modelado de sistemas de control mediante Gemelos Digitales. Concretamente, debían diseñar un sistema en el cual una bola pudiera realizar el recorrido deseado en una plataforma de cristal controlando el movimiento de esta plataforma a través de dos servomotores. Para ello, los estudiantes debieron utilizar varios programas que la propia empresa Altair les facilitó para procesar la imagen, elaborar las coordenadas que les permitieran seguir dicho recorrido, diseñar el sistema de control adecuado y finalmente elaborar el renderizado para obtener el vídeo que permitiera verlo a escala real.

El proyecto de los estudiantes de la URJC se basó en un “diseño actual en el que queríamos mostrar los principales temas actuales que conciernen a la sociedad”, según palabras de Sara Pacheco. Respecto a la presentación que les valió el premio, Sara añade “nos limitamos a enseñar y explicar todos los procesos por los que habíamos tenido que pasar para poder llegar al diseño final, lo cual parece ser que gustó bastante”.

Sin embargo, el proceso creativo no estuvo exento de alguna dificultad, “sobre todo en la utilización de los programas porque teníamos muchos problemas internos de licencia que nos impedían ejecutar el código perfectamente. En sí el concurso no nos planteó mucha dificultad, ya que los problemas de control se pudieron solucionar rápido, por lo que nuestro principal problema fue el empleo de programas”, añade Sara.

Los tres alumnos se muestran satisfechos por la experiencia que les ha reportado el concurso. “Sin embargo, también ha sido un poco agridulce porque considerábamos que nuestro proyecto estaba bastante bien y queríamos ganar el primer premio”. Además, no descartan en un futuro presentarse a más desafíos de este tipo.