esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Monday, 04 October 2021 07:45

El profesor José Ángel Zúñiga, Premio Estudios Financieros 2021

Junto a catedrático de la USAL, José Ignacio Galán, logran el Primer Premio en categoría de Recursos Humanos

Dária Efimova

Como todos los años, el Centro de Estudios Financieros (CEF) ha convocado una nueva edición de los Premios Estudios Financieros. Celebrados por primera vez en el año 1990 cuentan con un importante reconocimiento en el área de Ciencias Sociales y Jurídicas. Su objetivo es "reconocer y estimular la labor creadora y de investigación, y valorando su carácter práctico"; y contiene numerosas categorías, como son Contabilidad, ADE y Derecho Civil y Mercantil, entre otros.

Este 2021, entre sus participantes, ha contado con José Ángel Zuñiga Vicente, catedrático de Organización de Empresas en la Universidad Rey Juan Carlos. Su trabajo, realizado en coautoría de catedrático de la Universidad de Salamanca en la misma materia, José Ignacio Galán, ha logrado el Primer Premio en la categoría de Recursos Humanos. La entrega de los premios ha tenido lugar el pasado 29 de septiembre.

Una investigación sobre las nuevas economías

Titulado “Gig Economy: ¿El inicio de una nueva era en la gestión de los recursos humanos?”, el estudio analiza este nuevo tipo de economía, sus ventajas e inconvenientes y ofrece una propuesta para su clasificación. Pone, además, un foco especial en los trabajadores de este nuevo sector, que se ven especialmente afectados por el cambio del mercado. Muchas de las empresas que forman parte de la gig economy están muy integradas en la vida diaria de los consumidores. Uber, Glovo y Airbnb son solo algunos ejemplos de un fenómeno que se expande cada vez más. “Por todo ello, consideramos que es un momento especialmente propicio para plantear las cuestiones tratadas en el trabajo presentado.”, comenta José Ángel Zuñiga.

Tanto José Ángel Zuñiga como José Ignacio Galán remarcan el orgullo que les aporta haber conseguido el premio tras meses de trabajo intenso.  “Además, supone también un espaldarazo importante para seguir trabajando”, concluye José Ángel Zuñiga. “Cuando menos con la misma, o si cabe aún con más ilusión en una tarea tan ardua y, en muchas ocasiones, tan incomprendida como es la investigación.”