esen
  • 2017cover Actualidad
  • 1
Tuesday, 09 June 2020 06:30

Más del 30% de los jóvenes viven en hogares que llegan difícilmente a fin de mes

Más del 30% de los jóvenes viven en hogares que llegan difícilmente a fin de mes Más del 30% de los jóvenes viven en hogares que llegan difícilmente a fin de mes

Un informe del 'Observatorio La Caixa,' publicado recientemente y en el que han participado varios profesores de la URJC, señala que los principales problemas de los jóvenes españoles son la precariedad laboral y la dificultad de acceso a la vivienda.

Raúl García Hémonnet

De entre las principales conclusiones del trabajo 'Análisis de las necesidades sociales de la juventud' se extrae señala que los jóvenes se enfrentan a grandes problemas relacionados con el empleo. El alto desempleo juvenil, la precariedad laboral y los bajos salarios merman el bienestar económico y material de este grupo de edad y los coloca en peor posición relativa respecto a la población en general.

En este sentido, el estudio indica que el 31'6% de los jóvenes (18-29 años) viven en hogares que llegan a fin de mes con dificultad o con mucha dificultad, frente al 27'2% de la población total. Respecto a retribuciones, el 22'4% de jóvenes empleados (20-29 años) tienen un salario bruto por hora inferior a 2/3 del salario mediano, frente al 12'6% de la población total.

Otro aspecto de la precariedad laboral, la temporalidad, hace mella especialmente en los jóvenes, ya que, según el informe del Observatorio 'La Caixa', en 2018, el 54,8% de los empleados entre 20 y 29 años tenían un contrato temporal, mientras que este porcentaje desciende hasta el 26,8% para la población total. Además, el 14'9% de jóvenes (20-29 años) viven en hogares en los que todos los empleados tienen un contrato temporal, frente al 10,1% de población total.

Tanto esta elevada temporalidad como los bajos salarios inciden en el hecho de que el 18% de jóvenes empleados (20-29 años) viven en hogares cuya renta familiar está por debajo del umbral de la pobreza y que el El 8'7% de los jóvenes (18-29 años) viven en hogares que sufren, de forma simultánea, riesgo de pobreza monetaria y privación material, frente al 11,4% de la población total.

Gran dificultad para acceder a una vivienda

La tormenta perfecta producida por la existencia simultánea de una situación de precariedad laboral y bajos salarios, se completa con un mercado de la vivienda a la alza. Como señala otra de las principales conclusiones del informe, “el aumento del precio de la compra y del alquiler de vivienda es una de las mayores barreras para que muchos jóvenes se planteen la emancipación”.

Aproximadamente la mitad de las personas entre 18 y 29 años que pagan una vivienda, destinan a ella más del 30% de su renta disponible, ya sea en alquiler o en una hipoteca. En este aspecto los jóvenes duplican las cifras para el total de la población. La crisis económica también se cebó esencialmente en los jóvenes arrojando cifras como que en 2017, un 6,8% de personas entre 18 y 29 años no podía hacer frente a los pagos de la vivenda, frente al 3'8% de la población total.

La dificultad de acceso a la vivienda y la precariedad laboral constituyen algunas de las principales causas de la emancipación tardía. Según el informe del 'Observatorio La Caixa', “el 76% de los jóvenes menores de 30 años aún no han podido independizarse (frente al 53,1% de la UE). España se sitúa en el ranking junto a otros países mediterráneos, como Portugal, Grecia e Italia. Ello parece indicar que además de las necesidades que este grupo de edad tiene en empleo y vivienda, la falta de ayudas públicas a la emancipación en España ha hecho que los jóvenes españoles acudan a la familia en busca de protección financiera, retrasando la salida del hogar parental”.

Elevado abandono escolar

El informe también se fija en aspectos como la educación o la salud y el estilo de vida de la juventud española. En el primero de los epígrafes los datos no son nada halagüeños, ya que, la tasa de abandono escolar en España es muy elevada: una de cada cinco personas entre 18 y 24 años que no han terminado estudios de educación secundaria superior no continúan sus estudios. Si bien, indica el trabajo, “la recesión económica redujo este abandono debido a la falta de oportunidades laborales para personas con bajo nivel educativo”, España presenta uno de los niveles más elevados en el contexto europeo.

Buena salud, pero con tendencia preocupante

Respecto a la salud y el estilo de vida de los jóvenes españoles, el porcentaje de personas entre 18 y 29 años que sufren obesidad es muy inferior al correspondiente al total de la población, ya que los jóvenes realizan más ejercicio físico y, por consiguiente, presentan un menor porcentaje de sedentarismo. Sin embargo, advierte el informe, el indicador de obesidad muestra una preocupante tendencia al alza: mientras que un 5,6% de los jóvenes tenía un índice de masa corporal superior a 30 kg/m2 en 2006, este porcentaje se incrementó hasta un 8,9% en 2017. Esto puede deberse a los déficits de hábitos de vida saludables de este grupo: alrededor de un 43% de los jóvenes no consume ninguna fruta ni verdura a diario.

Por otra parte, se observa una clara reducción en el consumo de tabaco, con una incidencia bastante inferior en los jóvenes en comparación a la población en general. El porcentaje de individuos entre 18 y 29 años que consumen más de 20 cigarrillos diarios se ha reducido a la tercera parte entre 2006 y 2017, lo que parece indicar que los jóvenes están cada vez más concienciados sobre los efectos nocivos del tabaco para su salud.

Según el estudio, los jóvenes españoles no salen bien parados en lo que a la redistribución de la riqueza se refiere, ya que el informe pone de manifiesto que “el sistema de impuestos y prestaciones español redistribuye menos las rentas de los más jóvenes que en el caso de otros grupos demográficos, lo que unido a los bajos salarios, la precariedad laboral y la inestabilidad en el mercado de trabajo, sitúa a este grupo de población en una peor posición relativa”, con respecto a sus homólogos europeos.

El informe 'Análisis de las necesidades sociales de la juventud' del 'Observatorio La Caixa' forma parte de la serie de estudios 'Necesidades Sociales en España', elaborada por el catedrático de Economía Aplicada de la URJC, Luis Ayala; la profesora del área de Economía Aplicada, Rosa Martínez López; las docentes de la UAH, Olga Cantó Sánchez y Marina Romaguera de la Cruz y la profesora de la UNED, Carolina Navarro Ruiz, todos y todas, pertenecientes al grupo de investigación interuniversitario 'Equalitas', que se dedica a las 'Economías de la Desigualdad y el Análisis de la Pobreza'.