• Noticias 2
  • 1
Miércoles, 20 Abril 2016 17:44

Los rectores de las universidades madrileñas en la Asamblea de Madrid

Los rectores de las Universidades madrileñas, entre ellos el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Fernando Suárez,  han acompañado hoy en su intervención ante la Asamblea de Madrid al presidente de la Conferencia  de Rectores de las Universidades Madrileñas (CRUMA), y rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas.

Andradas ha intervenido en la comisión de Educación y Deporte donde, a petición del Grupo Socialista de la Asamblea, ha indicado que las universidades madrileñas tienen una deuda de 445 millones de euros, derivada del plan de inversiones 2007-2015 y ha añadido que “vamos con una década de retraso  respecto a esos planes que hoy son más importantes que cuando se elaboraron”.

El presidente de la CRUMA ha señalado que es necesario "avanzar hacia un modelo de financiación que permita una planificación plurianual con presupuestos suficiente  para hacer posible la realización de políticas académicas y el diseño de  estrategias a largo plazo”.

El profesor Andradas ha recordado que en 2010 las subvenciones nominativas de la Comunidad a las universidades de la región ascendieron a 1604 millones de euros que descendieron a 821 millones de euros en 2015, y que este año han subido hasta los 866 millones, muy lejos de los niveles de financiación anteriores a la crisis.

El presidente de la CRUMA ha indicado que esta subida se destina a cubrir el aumento en el 1 por ciento del salario de los empleados públicos, la devolución del 25 por ciento de la paga de 2012 y a la partida que compensa la bajada de un 10 por ciento en las tasas,

En este sentido, ha trasladado a los grupos la necesidad de llevar a cabo una bajada de las tasas universitarias como “foco de atracción” de nuevos estudiantes y ha recordado que aunque las tasas han “descendido ligeramente”, la reducción no ha sido muy significativa, teniendo en cuenta, ha afirmado, que las tasas han subido un 60% “entre 2011 y 2013”, lo cual pone a las universidades madrileñas en una situación complicada a la hora de atraer alumnos en el contexto actual.

¿Olvidó o no tiene su clave?