• Noticias 2
  • 1
Viernes, 20 Noviembre 2015 10:08

Se entregan los premios del I Certamen Universitario de Cortos sobre Derechos Humanos en CaixaForum Madrid

El I Certamen Universitario de Cortos sobre Derechos Humanos ha celebrado la entrega de galardones en CaixaForum Madrid. Durante el evento se han proyectado los seis cortometrajes finalistas de la Sección Oficial y el clip seleccionado de la Sección Especial. A continuación, el jurado procedió a dar el fallo del certamen.

Esta primera edición ha estado organizada por el Vicerrectorado de Cooperación al Desarrollo, Voluntariado y Relaciones Institucionales de la Universidad Rey Juan Carlos, a través de su Programa URJC de Derechos Humanos. Además ha contado con la participación del resto de universidades públicas madrileñas y con el apoyo de la coordinadora de la Federación de ONG para el Desarrollo de la Comunidad de Madrid (FONGDCAM) y de la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA).

El certamen ha contado con dos secciones en las que poder participar. En la oficial se requerían cortos de más de un minuto y de menos de treinta, de género libre y que tuvieran como tema central “el Derecho a la Salud”. En la no oficial, o Sección Especial, se pedía “Tu visión de los Derechos Humanos en 1 minuto”.
Un jurado, presidido por el Vicerrector de Cooperación al Desarrollo, Voluntariado y Relaciones Institucionales de la Universidad Rey Juan Carlos, Ángel Gil de Miguel, quien también ha dirigido la ceremonia, seleccionó los ganadores entre los seis cortos finalistas que se proyectaron.

El primer premio, con una dotación de 1.500 euros, fue a parar a Carmen Hernández y su pieza “A sólo 6 horas”. El segundo, de 1.000 euros, recayó en María Rodríguez y su corto “Derecho Legal, pero ¿Derecho real?”. Y por último, Rodrigo Moreno consiguió el tercer puesto, premiado con 500 euros, por “Limonada”. En la sección no oficial, el clip “El ejemplo” de Víctor Sanz (en representación de Campus89-URJC y 24 Frames) fue seleccionado y premiado con un iPad Air2.

El certamen buscaba ser un punto de encuentro entre la universidad española y la sociedad a la que presta servicio. Se trataba de generar de una reflexión crítica sobre lo que se ha conseguido hasta ahora en materia de derechos humanos, y sobre el empeño de una sociedad cada vez más comprometida con un desarrollo

¿Olvidó o no tiene su clave?